|

Salud Mental, Depresión y Antidepresivos

Salud Mental, Depresión y Antidepresivos – En un mundo donde las elecciones moldean nuestros caminos y las emociones esculpen nuestro destino, hay una verdad que debemos enfrentar, incluso si no es la más fácil de aceptar. Pero necesitamos ser sinceros. Es un tema muy difícil, pero no voy a endulzarlo. No es una verdad cómoda, pero es una que debemos abordar de frente.

La realidad es que el estado de nuestra salud mental es una elección diaria. Una que debemos tomar conscientemente todos los días. Una en la que debemos esforzarnos, en la que debemos trabajar. Cada mañana nos despertamos con una decisión que tomar. Podemos elegir comenzar el día con una perspectiva positiva, una mentalidad neutral o permitirnos deslizarnos hacia la negatividad. Esa elección, cuando se inclina consistentemente hacia la negatividad, establece un patrón. Con el tiempo, ese patrón se convierte en un hábito. Y eventualmente, ese hábito conduce a la depresión.

Lo sé porque he estado allí. Conozco la atracción de caer en una rutina de infelicidad diaria, perder interés en todo, descuidar el autocuidado y buscar escapar de la realidad. Sentí la falta de entusiasmo, el deseo de retirarme de la sociedad y el deseo de evitar toda interacción. Hubo días en los que apenas pronunciaba una palabra, ni siquiera a mi mascota, por no hablar de tener pensamientos suicidas. En 2017.

Hubo días en los que no quería levantarme de la cama y otros en los que solo hacía lo esencial y luego volvía a la cama. Mis niveles de energía estaban consistentemente bajos. Me sentía adormecido. Nada podía afectarme. Nadie podía alcanzarme. No escucharía a nadie. Si alguien me elogiaba, no lo asimilaba. De hecho, no asimilaba la mitad de lo que alguien me decía. No les creía. Me sentía indigno y avergonzado.

Mi mente pensaba, sí, de una manera incrédula, resistiéndose a cualquier cosa que viniera del mundo exterior que pudiera ser remotamente positiva. Al igual que muchas personas, encontré evasiones temporales y gratificaciones instantáneas que aliviarían mi condición, mis síntomas, si lo prefieren, durante un corto período. Pero no eran la solución al problema. De hecho, ninguno de nosotros puede huir de nuestros problemas para siempre. Huir puede ofrecer una distracción momentánea o una falsa sensación de seguridad. Pero eventualmente, debemos enfrentar nuestros desafíos.

Depression Holistic healing Mindfulness Mental health Overcoming challenges Empowerment Self-care Natural healing Mind-body connection Emotional well-being Inner strength Personal growth Positive transformation Coping strategies Holistic approach Self-awareness V2V Method Resilience Wellness journey Empowering mindset
https://tinyurl.com/yyvcaprh

Desafortunadamente, después de cada breve momento de felicidad, la subsiguiente depresión puede sentirse aún más devastadora, llevándonos a buscar más evasión. Durante el confinamiento, los problemas de salud mental se dispararon. Y no es sorprendente que nos hayamos convertido en una sociedad dependiente de la evasión. Todos cargamos diferentes grados de infelicidad y experimentamos diferentes formas de sufrimiento. Para sobrellevarlo, recurrimos a distracciones. Algunas personas recurren al abuso de sustancias como el alcohol, la comida o las drogas. Algunos buscan obsesivamente consuelo en la espiritualidad. Nos sumergimos en las interminables ofertas del mundo moderno, desconectándonos de nuestro verdadero yo. Y muchos de nosotros luchamos por abrazar y aceptar completamente quiénes somos.

La pandemia y el consiguiente confinamiento nos obligaron a enfrentarnos a nosotros mismos. Nos despojaron de las distracciones habituales. Básicamente, nos dejaron solos con nuestros pensamientos y sentimientos. Nos enfrentamos a los aspectos de nuestras vidas que hemos estado evitando o que ocultamos a diario sin la orientación y las herramientas adecuadas. Es natural que el pánico, el miedo y el dolor se intensificaran, lo que llevó a un aumento en los problemas de salud mental.

Probablemente viví el confinamiento de manera muy diferente. Para la mayoría de la gente, en realidad estaba bastante feliz de estar en casa, aunque no estaba muy contento de haber perdido todo, mi negocio, mi ingreso, varios amigos, miembros de la familia. Pero el confinamiento me dio la oportunidad de mirar realmente hacia adentro, a todo en mi vida. Y sin importar cuán dolorosas fueran las cosas que salieron a la superficie, encontré una manera de lidiar con ellas, de dejarlas ir.

Sin recurrir a los antidepresivos, la mayoría de las personas no habrían podido pasar por lo que yo he pasado en la vida y seguir aquí para contarlo. Solo para darte una idea, a los 15 años, estaba tomando 60 gotas de talio al día para lidiar con la ansiedad. Pero desde que me convertí en una profesional de la salud holística y maestra de Reiki, he aprendido a depender menos de los productos farmacéuticos y más de métodos holísticos de curación.

He llegado a comprender la relación que existe entre la mente, nuestros pensamientos, la energía que producen esos pensamientos y nuestro estado físico. Y me duele en la actualidad que tantas personas estén tomando antidepresivos, especialmente porque hay tantos efectos secundarios asociados con estos medicamentos.

¿Sabías que los antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, interactúan con nuestros sistemas neurotransmisores? Esta interacción puede provocar trastornos gastrointestinales, náuseas, vómitos, diarrea. Pueden alterar el delicado equilibrio dentro de nuestro intestino. Pueden hacer que nuestras funciones metabólicas funcionen mal. Esto, a su vez, puede causar mareos, dolores de cabeza. Puede desencadenar efectos secundarios neurológicos. También existe una afección rara conocida como síndrome de serotonina, que incluso puede ocurrir cuando se toman antidepresivos.

Ciertos antidepresivos incluso pueden afectar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Aunque los antidepresivos ciertamente pueden eliminar algunas de nuestras experiencias negativas, también eliminan algunas de las positivas. Pueden alterar nuestra memoria, nuestra atención, nuestras habilidades de toma de decisiones. Pueden afectar nuestra función diaria y nuestro bienestar cognitivo. Además de todo esto, puede haber repercusiones sociales y psicológicas.

La idea de tener que depender de la medicación para el bienestar emocional puede generar sentimientos de inadequación y debilidad. Algunas personas pueden sentirse de esa manera, por lo que están tomando antidepresivos, pero en realidad es contraproducente para el resultado previsto o el resultado deseado de tomar los antidepresivos.

Lo que me ayudó a superar mi depresión y mis problemas de salud mental fueron la atención plena y la meditación. Me di cuenta de cada pensamiento que tenía y de la emoción asociada con ese pensamiento. Y al reconocer cada emoción desencadenada por los pensamientos, pude atraparme y transformar esos pensamientos de negativos a más positivos.

No diré que me volví feliz de la noche a la mañana, porque eso sería una mentira. Pero aprendí a distinguir cómo mis pensamientos y mis emociones afectaban mi estado de ánimo regularmente y cómo eso afectaba mi estilo de vida en general. También empecé a asumir la responsabilidad de mi parte en algunas de las cosas malas que han sucedido a lo largo de mi vida, recuperando mi poder, lo que a su vez me hizo más seguro y resistente.

Y por eso sentí la necesidad de escribir mi libro, “Desbloquea el Poder Interior”, y de compartir contigo aquí en YouTube mi experiencia y, con suerte, encontrar una manera de ayudarte a superar tus desafíos sin depender de productos farmacéuticos. No le digo a nadie que vaya y tire sus antidepresivos. Quiero decir, si tuviera elección, lo haría. Pero me doy cuenta de que para algunas personas tienen méritos, pero también me gustaría que consideraras sus inconvenientes.

Lo que estoy sugiriendo es una alternativa para eliminar los síntomas de la depresión de manera holística y orgánica. Una alternativa que incluye ejercicios de atención plena, terapia y mucho trabajo interno para transformar orgánicamente pensamientos, emociones y comportamientos que son perjudiciales para nuestro bienestar, físico, mental y emocional.

Creo que con un poco de fuerza de voluntad, determinación y fortaleza, cada uno de nosotros puede transformarse de manera orgánica. Con eso en mente, y basado en mi propia experiencia, estoy en proceso de diseñar un nuevo curso de transformación destinado a llevar a las personas de la victimización a la victoria; empoderándolos para recuperar el control de sus mentes, su bienestar y su bienestar físico.

salud mental, mente, cuerpo, alma, energia, transformación, metafisica, coaching, psicologa, psicologia transpersonal
https://tinyurl.com/yyvcaprh

Similar Posts

Leave a Reply